Opinión: Campaña del miedo vs. la esperanza. por: William Gil

En este caso voy más allá. Quiero referirme a los mensajes que cada uno de los candidatos le plantea al país.
Por una parte, el aspirante a la reelección se nos presenta como la pieza única y fundamental para la existencia de nuestra nación. Dirige continuamente mensajes como “Con Chávez todo, sin Chávez nada”, y hemos visto como en sus últimas cadenas ha hecho más referencia a la Unidad Democrática que en cualquier otro momento de estos largos 14 años. Así pues, identificándolos como “majunches”, centra sus mensajes en que estos quieren “acabar con la independencia”, “acabar con las misiones”, “destruir la patria”, entre otros calificativos que van dirigidos, principalmente, a infundir entre sus seguidores el temor o el miedo de que la única manera de que nuestro país no se derrumbe es con la permanencia de Chávez en el poder. Esto sin mencionar los diversos mensajes que se emiten desde el canal oficial o por los de representantes de los poderes “autónomos”.
Mientras tanto, el candidato de la Unidad Democrática, Henrique Capriles Radonski, ha expresado, desde el inicio, que todos los venezolanos somos necesarios y fundamentales para hacer que nuestro país vaya hacia adelante. Sus mensajes siempre están cargados de gran esperanza. Por lo que no es simple casualidad que el lema principal de su campaña sea “Hay Un Camino”, pues Capriles presenta una solución para cada problema de los venezolanos.
Capriles centra el menaje de cada una de sus alocuciones en el pueblo, y solo se refiere al otro candidato para diferenciarse en cuanto a su proyecto político. Frente a cada mensaje bélico de Chávez, Capriles presenta el de progreso. Frente a cada señal de división de Chávez, Capriles habla de que todos somos venezolanos sin distinción de color político. Frente a cada intento de atemorizar al pueblo por parte de Chávez, Capriles les tiende la mano de la esperanza a todo este pueblo, diciéndonos que sí es posible tener un país de progreso para todos por igual.
Así pues, la decisión del 7 de Octubre se vuelve más importante y trascendente para nuestro porvenir, ya que no solo estaremos eligiendo a la persona que guiará a este país, sino también elegiremos el futuro de nuestro pueblo. Escogeremos entre un futuro sometido al miedo permanente, o un futuro de esperanza, lleno de progreso.
William Gil D’Avolio
Consejero Universitario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s