La UCV batalla contra los Grafitis

La Universidad Central de Venezuela emprendió una batalla que en el resto de la ciudad parece estar perdida. Desde hace dos semanas, la Dirección de Mantenimiento de la UCV batalla contra los grafitis que afean la Ciudad Universitaria. 
Carmen Yegres, directora de Mantenimiento, creó la campaña “Cero grafitis en la UCV”, y cada fin de semana empuña cepillo y trapo junto con los miembros de una brigada universitaria de jubilados, para desmanchar las paredes. 
La tarea no es fácil. Pero el resultado ya se aprecia. Los muros traseros del Complejo Aula Magna, que marcan la frontera de la Tierra de Nadie, y las facultades de Ingeniería y Humanidades están libres de pintas. 
El mosaiquillo vitrificado, característico de la obra de Carlos Raúl Villanueva; las paredes en obra limpia y los vidrios han sido blanco del spray. Por fortuna, los obras de arte se han salvado de las rayas. 
El Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV (Copred) estableció el procedimiento para la remoción de los grafitis y los lineamientos para intervenir los edificios del campus, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000. 
El producto que usan es biodegradable y no es corrosivo. “Después que se limpia, se aplica carbonato de sodio y mucha agua para terminar de lavar las paredes”. 
Yegres, como ucevista y encargada del mantenimiento, le preocupa el deterioro del campus luego de 5 años de presupuesto reconducido. 
Los daños al patrimonio arquitectónico se han amplificado por la violencia efervescente de los últimos tres años, en los cuales han ocurrido 24 ataques. A pesar de los recortes financieros, añade Yegres, la rectora Cecilia García Arocha priorizó en su gestión la recuperación de la infraestructura universitaria. 
“Esto es un museo al aire libre, abierto a todos. Pero hay gente que no le da valor al patrimonio que tiene”, lamenta Yegres. 
Gusanos y asfalto. La Dirección de Mantenimiento recupera actualmente las palmas de la universidad, afectadas por un gusano. Los jardines y engramados también reciben especial atención. 
En los planes de la dirección está impermeabilizar la Plaza Cubierta y asfaltar las calles de la universidad. Cerca de 300 personas trabajan en el mantenimiento de las áreas comunes del campus. El personal se queda corto. “La universidad es de toda la ciudad, aquí vienen estudiantes de la UBV a estudiar en los pizarrones de los pasillos, gente a aprender a manejar, a montar bicicleta”. Por eso, a cada desperfecto deben ir detrás a atacarlo. Image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s